viernes, 20 de abril de 2018

958


OBSERVATORIO NEORRABIOSO PARA DEMOSTRAR QUE TODAS LAS NACIONES TOMAN LAS CARACTERÍSTICAS MÁS COMUNES POR EXCLUSIVAS DE SU PAÍS (1):

FÉLIX DE AZÚA: "España es el país más bárbaro, salvaje e inculto de Europa, donde no hay una sensibilidad real por la cultura".
PAUL AUSTER: “En la mayoría de los países los escritores son respetados, pero una de las curiosidades de la sociedad de Estados Unidos es que odia el arte y odia la literatura”.
GEORG CHRISTOPH LICHTENBERG: "El día en que la historia cierre sus libros desearía hojear el registro tan solo un momentito para ver si jamás nación alguna menospreció a sus escritores tanto como Alemania. No lo creo".
LOUIS-FERDINAND CÉLINE: "A lo largo de toda la historia de Francia, la persecución del escritor ha sido siempre en Francia un deporte nacional […] Siempre hay pretextos para perseguir al escritor francés. […] Pocos de los grandes escaparon a la furia judicial francesa. El francés no sufre de verse superado, incluso por la poesía. […] Hay que repetir con frecuencia todo eso en un país en el que lo ignoran todo de nuestra historia política y literaria".

957


956


Escribe Lichtenberg:
Se parecía a Alejandro por la cabeza ladeada, a Cervantes por la bragueta siempre abierta y a Montaigne por no saber sumar, ni con números ni con centavos.
¿Cómo es eso de que Cervantes andaba con la bragueta siempre abierta?


955


Mi top-10 de aforistas que amo:

1. Cioran
2. Canetti
3. Valéry
4. Pascal
5. Porchia
6. Vauvenargues
7. Lichtenberg
8. Chamfort
9. Nietzsche
10. Wilde

...y mi top-10 de los que no trago:

1. La Rochefoucauld
2. Lao-Tsé
3. Gracián
4. Confucio
5. Mencio
6. Marco Aurelio
7. Séneca
8. Epicteto
9. Cicerón
10. La Bruyère


954


Es cierto: los libros que amas también te aman y si acaricias su lomo ronronean.


953


Lichtenberg: "De todos los intelectuales que he conocido, los más notables pensadores eran quienes menos habían leído".


952


Desde que he empezado a jugar al tenis, sucede que me ducho mucho, demasiado: seis veces en quince días, más que en todo el invierno. Esto no puede ser una buena noticia para mí (que siempre seré un niño de rodillas sucias y resucio el corazón sucio).


951


Lejos del estereotipo de sordidez que se nos ha venido contando, los gladiadores en Roma eran auténticas estrellas de la época que solo competían tres veces al año y no era tan fácil que murieran en combate. Su prestigio erótico no solo era grande entre las aristócratas romanas sino también entre los hombres, que pagaban grandes sumas por una bolsita de sangre de gladiador, pues se pensaba que esa sangre/viagra aumentaba la virilidad.


jueves, 19 de abril de 2018

950


Y dale con "los versos" que escribe neorrabioso en los cubos de basura. Neorrabioso no escribe versos en los cubos de basura, escribe simples aforismos o meras frases, alguna que otra con un microbyte de lirismo, pero nada más. Fin del recordatorio Nº 3179.


949


948


Estuve ayer a punto de comprarme un geranio para aumentar el ecosistema de Maracaná, pero al final lo pensé mejor y me detuve. No. Todavía no estoy preparado para tener una planta. Se me moriría en menos de un mes por falta de cuidados y luego, seguramente, se me aparecería cabreada y nocturna, como el padre de Hamlet, para llenarme de reproches.


947


Curioso: conseguía las victorias de cualquier manera pero a la hora de fracasar era perfeccionista.


946


Lichtenberg: "Cuando la historia cierre sus libros todo será bueno, no tengo la menor duda; pero mientras tanto, ¿quién puede reprocharme que también yo haga zumbar mi bajo en el concierto?".


945


Quizá para resistir a un cuerpo cada vez más viejo mi cerebro se hace cada vez más infantil.


944


En el documental de la BBC Yo, Julio César (AQUÍ), Chris Kelly dice: “Julio César era como un matón de la mafia”. Y Peter Connolly: “Julio César era una persona muy superficial y extremadamente frívola. En ese sentido era muy imprevisible, lo único que siempre estuvo presente en su vida fue su vanidad. Todo el mundo conocía su superficialidad: era un niño mimado”. Y el arqueólogo Neil Faulkner, en el documental de History Channel Los malos de la historia: Julio César (AQUÍ), dice: “En la clasificación de los peores genocidas de la historia, Julio César está al nivel de Hitler o Stalin”.


943


Es aterrador, al leer los comentarios de estos vídeos de Youtube, la cantidad de gente que se queja de que se presente a Julio César como un genocida. ¡El daño que hace la mitomanía! No les importa que Julio César matara a un millón de galos y esclavizara a otro millón (entre un total de seis millones), o que dejara morir de inanición a 40.000 mujeres y niños, o que fuera habitual que cortara las manos a los adversarios para darles un escarmiento: todo lo justifican, como siempre, con el socorrido en-aquella-época-todos-eran-así. Jamás podré entender por qué extraña avería de la mente una persona del siglo XXI puede admirar más a Julio César que a Propercio, a Alejandro Magno más que a Diógenes, a Bonaparte más que a Champollion, y lo mismo me ocurre con las admiraciones de algunos miembros de las artes o el pensamiento. Sabido es que Julio César fue admirado por gente de la ralea de Carlos V, Hitler o Mussolini; más incomprensible me parece que fuera admirado por Dante, Nietzsche u Ortega y Gasset.


942


"La época" es el argumento-comodín que sirve para justificar todas las iniquidades e invita a mirarlas con mejores ojos. Yo sería menos vehemente contra ciertas partes del pasado si consintieran en estar muertas, pero no sucede eso. ¿Que los suicidios en masa de Numancia o Sagunto eran propios de la época? Ya, ¡pero es en 2018 cuando se les sigue enseñando a los niños aquellas barbaridades como una heroicidad patriótica! ¿Que Hernán Cortés y Francisco Pizarro se comportaron como todos los conquistadores de aquel siglo? Ya, ¡pero es en 2018 cuando seguimos manteniendo docenas de calles con esos nombres que hoy no deberían ser ningún ejemplo!


miércoles, 18 de abril de 2018

941


940


"No quiero volver a ver este jodío país en toda mi vida", fue la última frase que pronunció en suelo español Federico García Rodríguez, el padre de Federico García Lorca, antes de embarcar hacia el exilio a Estados Unidos, en el verano de 1940.


939


Cuánto racismo en Borges, en todas las direcciones pero sobre todo hacia los negros:
Me preguntaron si me gustaba el Brasil. Les dije que no, porque era un país lleno de negros. Eso no les gustó nada. No se puede decir nada contra los negros. El único mérito que tienen es el de haber sido maltratados y eso, como observó Bernard Shaw, no es un mérito.

938


Siempre había considerado licencia poética este fragmento de Salustio, en La conjuración de Catilina, cuando Catilina arenga a sus partidarios de esta manera, el subrayado es mío:
¿Qué mortal que tenga los redaños de un hombre puede aguantar que a ellos les sobren riquezas para tirarlas en edificar en el mar y en allanar montes y que a nosotros en cambio no nos llegue el patrimonio familiar ni siquiera para lo necesario?
¿Estaban tan adelantados los romanos en lo técnico como para edificar en el mar y allanar montes? Viendo el estupendo documental sobre el Imperio Romano de la historiadora Mary Beard (AQUÍ), empiezan a entrarme las dudas: en él se dice que los romanos del imperio deforestaron tantos bosques, explotaron tantas minas y tantos recursos que la atmósfera experimentó un aumento del nivel de metano como no se había visto hasta entonces, al menos por razones humanas, y como no se iba a volver a ver en el mundo hasta mil años después.


937


Para referirse a los tontos insignes, Unamuno usaba la expresión “el deficiente mental Nº 1”, Groussac recurría a “el imbécil de referencia” y Ortega, sobre el políglota Madariaga: “Era tonto en cinco idiomas”.


martes, 17 de abril de 2018

936


Dice el delantero del Real Madrid Karim Benzema que no canta el himno francés porque "si escuchamos bien la Marsellesa, llama a ir a la guerra y a mí eso no me gusta". Pero qué grande eres, Benzema. Y yo añado de mi minerva que todos los himnos patrióticos, incluidos los que no tienen letra, atizan el antagonismo y al escucharlos nos entran "ganas de invadir Polonia" (Woody Allen). 


935


Eso que dice Joubert, “enseñar es aprender dos veces”, me recuerda al proverbio chino “si quieres saber algo, ponte a escribir un libro”, porque para aprender uno debe detenerse, releer, comparar, reflexionar, y nada mejor que preparar una clase, una conferencia o un libro para encontrar ese sosiego sin el cual el aprendizaje es imposible. Ya sé que en la época actual se estila lo contrario y hasta existen cursillos que enseñan técnicas de lectura rápida, ejemplo de la locura por la velocidad de la que yo tampoco me libro, pero justo lo contrario me parecería lo más adecuado: ¿para cuándo un cursillo de técnicas de lectura lenta?


934


Dice el jugador Xavi Hernández que Guardiola es un entrenador "que hace desear que los partidos duren diez o quince minutos más".


lunes, 16 de abril de 2018

933


932


Byron: "Prefiero el templo de mármol de Pope al montón de basura de Shakespeare".


931


Como muchos poetas, Borges no se sabía la regla de los acentos internos en los endecasílabos hasta que Bioy Casares se la contó. Hasta entonces escribía de oído.


domingo, 15 de abril de 2018

930


Leon Bloy: "No hay más que dos pueblos amados por Dios, y éstos son el pueblo judío y el pueblo galo, el León y el Gallo".


sábado, 14 de abril de 2018

929


La homofobia de Juan Ramón Jiménez. La obsesión del poeta de Moguer contra los homosexuales le duró toda la vida y le aparecía a cuento de nada cada vez que perdía los papeles. Sabido es que Juan Ramón Jiménez cortó a finales de los años veinte con la generación del 27; Bergamín cuenta así su ruptura con él:
Juan Ramón atacó muy duramente a Lorca, Alberti, Guillén y Salinas; yo le dije que cambiara de conversación, pues eran mis amigos, pero él insistió añadiendo a Prados, Altolaguirre y Cernuda, calificándolos de “mariconcillos de playa”. Le dije que no podía escuchar una cosa así, ya que en Andalucía era una injuria muy despectiva, a lo que me respondió: “Y además, se lo diré a ellos”.
El propio Juan Ramón reconoció así las razones de la ruptura:
Le dije a Bergamín que no me trajera más invertidos a mi casa y que no sabía escribir la tercera palabra nunca, que era mi eco.
Se me dirá que en aquella época todos eran homófobos: en ninguno alcanza esa fobia una temperatura semejante. Después de que Buñuel y Dalí se rieran de él en la famosa carta en que gritaban “Merde” contra su Platero y yo, Juan Ramón les contestaba así:
…para mí, “merde” no es nada; y además, porque ustedes saben de antemano que yo no puedo contestarles en esa lengua trasera que es la palabra propia de ustedes. No iba yo a cometer la ridiculez tampoco de enviarles mis padrinos masculinos, ni femeninos ni “manfloritas”, como les dicen a ustedes en mi Moguer.
¿Pensáis que su obra se libró de esta aversión? Qué va: en su fantástico libro de aforismos “Ideolojía”, vuelve a ella:
• • • UN maricón o una prostituta no tienen mayor insulto para una o uno que no lo son que prostituta o maricón.
• • • TODOS los escandaleros son con espejo lo mismo.
• • • EN ninguna parte se ha dicho ni es concebible que dios fuera maricón.
• • • LOS maricones y las marimachos nunca dicen la verdad, lo que es lójico, ya que su reino propio es una mentira de la naturaleza.
• • • SIEMPRE he oído hablar con voz contenida al hombre verdadero; al hombre afeminado, en voz altisonante.
• • • EL hombre verdadero es contenido; el afeminado, aparatoso.
• • • TODAS las marimachos y todos los maricones gritan, son escandaleros.