martes, 12 de septiembre de 2017


Esa necesidad de que nuestros enemigos sean todo lo malos que nos gustaría que fueran es el colmo de la falta de ética ¿pero no es cierto que nos sentimos mejor cuanto más execrables parecen nuestros queridos odiados?