martes, 14 de noviembre de 2017


Imposible dormir más de ocho horas teniendo gatos. Porque los míos deben guardar dentro un reloj biológico que les alerta cuando me paso de ese número de horas, momento en que empiezan a arañar mi puerta. Que te levantes, macho, que ya te toca. Montaigne incluye en sus ensayos algunos ejemplos de la capacidad de los animales para medir el tiempo; y no recuerdo dónde leí que una de las razones que hizo fracasar la semana de diez días de los jacobinos, en los tiempos de la Revolución Francesa, es que los bueyes, acostumbrados a descansar los domingos, se negaban a tirar del arado cuando llegaba el séptimo día.