jueves, 11 de enero de 2018

577


En la vida no se vive. Lo que llamamos vida es una mentira oceánica, porque solo vivimos cuando nos notamos vivir, y eso solo sucede en nuestros picos más altos o nuestros abismos más profundos, bien cuando estamos eufóricos o cuando nos sentimos destruidos. Pero esos momentos suelen ser excepcionales: el 95% de la vida es un enorme bostezo que da a otro bostezo que da a otro bostezo.