martes, 13 de febrero de 2018

698


Hace catorce años que falleció mi padre y entonces me juré que nunca dejaría que mi muerto se muriera. Hoy es el día en que puedo decir que mi muerto goza de una salud excelente y que nunca me creáis cuando digo que estoy solo, porque yo no estoy solo…, ¡mi muerto y yo formamos un equipo formidable!