miércoles, 14 de febrero de 2018

705


Me pone triste saber que el tratamiento que hubiera salvado a Freddie Mercury del SIDA llegó justo un año después de su muerte. Cuántos temas nuevos no me habría cantado si se hubiera librado de esa enfermedad. Porque no es cierto, como he escuchado a muchas personas, que Freddie Mercury cantara para ellos: Freddie cantaba para mí.