miércoles, 14 de febrero de 2018

710


Para guapa de mil decibelios Cristina Pedroche. De esta chica lo que más me sorprende es que nunca le he visto asustada de su propia belleza. A veces me abruma tanto con su perfección que le tengo que decir “¡basta!” (pero nunca me hace caso). De ella dicen que va al baño como nosotros, se limpia los dientes como nosotros y mastica garbanzos como nosotros, pero yo JAMÁS me creeré que una mujer como ella descienda a tales vulgaridades: más bien creo que es como el colibrí, siempre suspendida en el aire, en donde respira un oxígeno color violeta que avispas salvajes (en pequeñas bolsas de un gramo) consiguen para ella.