miércoles, 14 de febrero de 2018

713


La historia se repite conmigo. Las mismas preguntas-invitaciones propician las mismas respuestas:

–Si te gustan tan poco los vascos, ¿por qué no te vas de Euskadi?
–Porque prefiero que los vascos os vayáis de Lauros.
–Si te gustan tan poco los españoles, ¿por qué no te vas de España?
–Porque prefiero que los españoles os vayáis de Carabanchel.